Siguenos en Facebook  Síguenos en Twitter  Siguenos en YouTube  Siguenos en Blogger  Siguenos en por RSS

lunes, 30 de marzo de 2020

BIGOTT - "Friendly Monster's" (Drácula Records, 19)

BIGOTT (Borja Laudo) es un espíritu libre y lo sigue transmitiendo de manera natural también en Friendly Monster's (Drácula Records, 19). Condensa en sus veinte minutos de duración todo el muestrario del maño: descaro y frescura alineados con sonidos noise-pop que te teletransportan a la costa noreste americana de bandas como Yo la Tengo o Dinosaur Jr. Eso si, pasado por el filtro del que se sabe con una personalidad y peculiaridad única en el mundillo.

El arranque "Dreaming" es una maravilla pop. Evocadora, de las que se quedan adheridas sin poder, ni querer en este caso, que se te despegue. Luego nos sobrevienen dos escuetos cortes, gemelos en su duración aunque disonantes en su contenido; "I Lov U" es una declaración de amor directa, al grano, tenemos minuto y medio para ello y no lo desaprovechamos; la segunda, "Sweet Sweet Bang Bang" resultando inquietante, bipolar como su título. Unos crudos raspeos guitarreros por lo bajini intensifican dicha sensación.

"Release" demuestra una vez más la versatilidad y capacidad de sorpresa de BIGOTT. Un corte que empieza con un reposado instrumental cercano al nu-jazz, derivando en su ecuador hacia el lo-fi más lánguido. También hay momento para la sensualidad en Friendly Monster's con "Baby". Sugerente, con un riff funky de guitarra tan persistente como efectivo.


Nos cruzamos E.E.U.U. de costa a costa para aterrizar en la californiana con el tenue surf  de "The City of Love". Resistirse a su encanto no es una opción.

El ensoñador cierre "Lost in the Universe", con diferencia la más extensa del conjunto con sus cuatro minutos en forma de collage sonoro, despidiendo de forma arrebatadora un álbum estupendo. Otro más en el haber de Borja.

lunes, 23 de marzo de 2020

DA SOUZA - "Salsa Agredolça" (Bubota Discos, 20)

Salsa Agredolça (Bubota Discos, 20) es el cuarto álbum del combo mallorquín DA SOUZA. Un trabajo en el que se muestran con un sonido más refinado y evocador al contar a cargo de la producción dos grandes como Jordi Matas (Ferran Palau, El Petit de Cal Eril) y Pau Riutort (El Guincho, Beach Beach, Extraperlo). En especial se nota la influencia del primero en el rebaje de revoluciones e intensidad de antaño en el quinteto, dotando a la mayoría del metraje de una placidez exquisita.

Lluís Cabot (voz principal y guitarra) sigue llevando el peso compositivo de la banda, esta vez contribuyendo con tres cortes Xavier Hernandez (guitarra y teclados) y Àngel Garau (batería y clarinete), respectivamente.

Salsa Agredolça (salsa agridulce) justifica el título con sus ritmos azucarados vistiendo letras que en ocasiones resultan más bien de tacto áspero.

El bucólico dueto inicial de cortes "Metres per segon" (videoclip insertado al final del post) y "Tira-tira" abren el telón de manera altamente acogedora. La primera con un plus sugestivo añadido; esas cálidas notas guitarreras, nostálgicos sintes, sutil rapeo añadido... maravillosa.

De repente nos sobresalta "La faula del falcó", tan inquietante como cautivadora, a medio camino entre la psicodelia y el nu-jazz. Para volver a terrenos más dóciles con el pop meláncolico de "He sortit de casa", que pese a tratarse de una historia de amor no correspondido sus lánguidos rasgueos guitarreros nos resultan irresistiblemente balsámicos.

El resplandeciente medio tiempo "Pedres i pals" nos conduce a la preciosista "Aeròlits". Con esa batería al paso exhalando aire sureño; las guitarras acústica y eléctrica batiéndose duelo fratricida por ver quién resulta más exquisito; y unos tímidos pero efectivos sintes como guinda. Como curiosidad en su final por lo bajini resuenan ecos orientales, como si quisieran conectarnos más efectivamente con la consecutiva "Salsa Agredolça" y su connotación sobre la cocina China.


El corte titular contiene un fuerte contraste entre su marcial estrofa y su juguetón estribillo, a modo de yin y yang, otra extrapolación servida con el país asiático. Su lírica resulta alentadora: <<balla, balla aquest ritme amb ossos i músculs i oxigen balla, balla aquest ritme abans de que arribi es final... abans de que sigui massa tard>>. Una invitación a aprovechar el momento como si no hubiera un mañana, esperemos nos quede grabado a fuego para aplicárnoslo cuando salgamos de la actual crisis sanitaria.

"Agents de l'ordre universal", recordándonos a sus paisanos Antonia Font, tanto en su indescifrable letra como en su travieso sonido. De hecho vemos en varios lances de Salsa Agredolça el velado influjo de la mítica banda mallorquina. Como en la posterior "Fas tan tard", por poner otro ejemplo.

En el tramo final del álbum nos encontramos con el relax de las vaporosas baladas "Un punt blau" y "Qui sap". Deliciosos momentos que podemos aprovechar también, rebobinando mentalmente la escucha, para empezar a hacer balance global del trabajo y darnos cuenta de que estamos ante una banda muy a tener en cuenta.

lunes, 16 de marzo de 2020

MARIALLUÏSA - "És per tu i per mi" (Bankrobber, 2020)

Com a una de les pel·lícules més brillants de Blake Edwards, El Guateque, quan enmig del brogit provocat per Hrundi Bakshi, interpretat per Peter Sellers, apareix del no res la veu de Claudine Longet cantant "Nothing to lose", així veig jo l'aparició del "Pop Metafísic" i a un dels seus més importants components, el grup MARIALLUÏSA. Música assenyada i molt oportuna en aquest moment de confinament.

Sembla ser que el terme metafísic ha sorgit d'una de les ments més galàctiques de tots els temps, en Jaume Sisa, i sota aquest paraigua es resguarda  gent tan bona com El petit de cal Eril, Ferran Palau o Germà Aire.

Escoltant el disc que es presenta aquests dies És per tu i per mi (Bankrobber, 2020) dels MARIALLUÏSA, albiro a destacar dos elements musicals: per una banda l'home orquestra Pau Codina (dissenyador gràfic com jo mateix), que amb la seva veu artificiosa i aguda, en mode falset, s'acobla als teclats omnipresents de Carles Guilera. I si per aquesta banda tenim al Pau i al Carles com a poders fàctics executors, junt a Andreu i Pol; per altra banda tenim les grans lletres (pura poesia contemporània) d'una altra volta el Pau, grafista, poeta, músic i a la vegada molt bon actor dels seus videoclips, com el de "Mala Sang" (insertat a peu de post), rodat i dirigit per Aleix Barba i Marc Sirisi, on el Pau i les seves ulleres daurades i gorra roben el protagonisme a les facècies de la cambrera Marialluïsa i del client Manero

Desgranant el disc cançó a cançó i en el seu ordre en el CD (dissenyat pel mateix Pau), començarem amb l'enigmàtica “Gira-Sol”. És un molt bon començament, com el pla-seqüencia inicial del film d'Orson Wells Sed de mal, l'espectador/oient es deixa arrastrar per la cadència de les lletres cap a no se quin lloc emocional. Crec entendre, després d'escoltar-la més de 30 vegades, sense cansar-me, que ens parla de sostenibilitat i de la quotidianitat no acceptada. Gran frase quan diu: "dins el teu món, estàs plantat". I és que les lletres d'en Pau són pura poesia inhòspita i de dura incertesa metafísica. En l'escorça de les lletres trobem grans frases de tir precís, eslògans d'un molt bon publicista, espurnes d'una vida interior incommensurable i difícil de desxifrar.





Després ens espera “Miracle”, on la tornada fa giragonses en un vaivé i al final ens cita el nom del disc "és per tu i per mi"; després “Mala Sang”, la pes pesada del disc: dóna un bon consell per entendre el disc i a la vegada per emprendre la vida: “ No hi pensis tant / Que t’hi faràs mala sang”, mereix tota una critica “requetepositiva” de tres folis; després ve “Estrés”, que si primer creia que era la més fluixeta com la última, ara després de donar-li minuts, la veig com a titular. Després escoltem “Nord”, sobre l’amor adolescent, “Jo sóc foc descontrolat”; en la sisena posició “Nica”, on no sé si parla de vida o mort o de les dues coses a l’hora: “Que bonica és la vida/ Quan ja no sents cap dol”, frase molt possible quan en tens 20 o 30, però impossible als 40 o 50; desprésLa Bèstia”, l’he d’escoltar 25 cops més, m’ho apunto com a deure d’estiu. Seguim amb “El Gest”, que entenc que parla del procés o de quan hi han dos bàndols que no s’escolten i per últim la mono-orquestral “La Posta”. Jo la veritat  em pensava que aquesta darrera seria la més “canyera“, la més excepcional dintre del disc, però no, el grup, encara que sembli impossible baixa encara més el ritme, i ens deixa quasi aturats a la vora del precipici, acabant amb una gran frase reflexiva sobre el final d’una època: “Però en un racó de mi/ Penso si podré seguir així”.

lunes, 9 de marzo de 2020

EL COLUMPIO ASESINO - "Ataque Celeste" (Oso Polita, 20)

Ataque Celeste (Oso Polita, 20) es el sexto álbum de los navarros EL COLUMPIO ASESINO. ¿Nos encontramos ante la segunda juventud de una de las bandas estatales más célebres de los últimos veinte años? Si tenemos en cuenta que durante estos últimos cinco años ha planeado el fantasma de su disolución y que, no solo han sabido superar esa crisis, sino que le han dado una vuelta de tuerca a su sonido, pues bueno, llámalo como quieras.

Una de las características del cuarteto desde su nacimiento hacia finales de los noventa, ha sido la crudeza, tanto en su sonido como sobretodo en sus letras. Sin paños calientes, mostrando el lado más áspero de la vida, la realidad más hiriente. Ataque Celeste no aporta cambio alguno en ese aspecto, resultando prácticamente una obra conceptual poniendo el foco en la batalla que se libra en nuestro interior ante situaciones que tanto nos pueden liberar como destruir, tu eliges, o lo intentas. Convivir con el dolor, con las fobias, si puedes superarlas siempre es mejor, pero sino también estás en tu derecho de sentirte jodido/a.

A nivel sonoro EL COLUMPIO ASESINO vuelven con más melodías, más pop, más sintetizadores y una sutil tendencia hacia el baile. Como con el dueto inicial "Huir" (vídeo al final del post) y "Preparada". La primera con un  halo funky que hará imposible que te resistas ni que sea a un leve balanceo. Además con unos sintes que son pura delicia; primero apocados, luego majestuosos. La segunda más electropop, contrastando su férrea estrofa con un estribillo casi ensoñador. Como guinda su esplendoroso ocaso en forma de último minuto instrumental sellado con la frase lapidaria: <<...para empezar de nuevo hay que morir>>. En ambos cortes se denota un marcado protagonismo del bajo, reiterando algo que viene siendo marca de la casa.

En "Sirenas de Mediodía" vuelven esos ritmos kraut que ya asomaran la cabeza en el álbum La Gallina (2008) y a partir de ahí quedándose marcados a fuego en el ADN de los navarros. Con ese mantra <<no tengo remedio...>> ahondando en su marcialidad. Como apunte llamativo añadir que el estribillo me resuena al "Pedro Navaja" de Rubén Blades.

Foto de Mikel Muruzabal


"Mi General", turbadora, tan lánguida como inquietante. Con una evolución a la alza en su nivel de sugestión. Cuidado con ella, es adictiva. 

Seguimos con ritmos percutores en el arrranque de "Lechuzas, Cúters y Somníferos" aunque su desarrollo vaya por otros derroteros. El kraut vuelve a saludarnos, helándonos la sangre abrazando otro de los momentos líricos cumbres del álbum: << Tu sombrero está ardiendo, eres jinete sin cabeza / con un cutter amarillo acaricias tu violín / una toalla ensangrentada da color a la mañana / todas las ruedas pierden aire, afilada es su canción/ la caldera esta hambrienta, vas buscando una ortopedia / siempre buscando el zapato que encaje bien en tu muñón / ni cuchillo ni cordero ni gigante ni molino / vives a medio camino siempre perdido en tu erección...>>

viernes, 6 de marzo de 2020

Conecta con las nuevas "Realidades aumentadas" de PUMUKY

“Realidades aumentadas”, el nuevo single de PUMUKY, llega después de un largo silencio musical, ya que la banda originaria de las Islas Canarias llevaba sin publicar material nuevo desde Justicia Poética (LP / Jabalina Música 2015), con la excepción de la sintonía que escribieron para “Disco Grande” (Radio 3), en antena estos últimos años. Será la primera de una serie de canciones que irán presentando a lo largo de 2020, adelanto de un futuro nuevo disco con fecha de publicación aún por desvelar.

Y en la lejanía del archipiélago canario, donde siempre han residido los hermanos Jaír y Noé Ramírez, nunca les resultó sencillo mantener una banda estable, motivo por el cual esta última etapa la vuelven a afrontar ellos solos. Grabando y produciendo el nuevo repertorio de PUMUKY en sus habitaciones, pasándose archivos por internet ya que entre ellos también está el mar de por medio, al vivir en diferentes islas.

Estas circunstancias y limitaciones (o nuevas oportunidades digitales), moldean el sonido de “Realidades aumentadas”, con más protagonismo en las cajas de ritmo, los sintetizadores y las herramientas propias de la “computer music”, sin abandonar el manto de guitarras brumosas que siempre les han caracterizado. El barniz final del mastering se lo aplicó Antony Ryan de ISAN, banda referente de la mítica etiqueta Morr Music, una de las reconocidas influencias de los hermanos Ramírez, y un buen aliado para esta nueva música proyectada al exterior desde el ordenador de un dormitorio.

Las letras, siempre importantes en el repertorio de PUMUKY, sencillas pero con un doble fondo que permiten traspasar diferentes niveles de lectura, giran en torno a los intentos de escapismo de la realidad (¿real?), no siempre amable, una de las obsesiones de siempre en los textos de Jaír Ramírez. Y cómo no, la plasmación del espíritu de la canción en otra inconfundible portada, ya marca de la casa, en esta ocasión firmada con maestría por el artista Miguel Scheroff.



Aunque por supuesto no fuera premeditado, PUMUKY tiene superpoderes de transmisión emocional pero que sepamos aún no le va la zaga a Nostradamus, en la situación actual que nos toca vivir la letra de "Realidades aumentadas" adquiere una nueva dimensión. Compruébalo tu mismo >

“En mi cabeza ya nada separa lo real de lo que imagino. Estoy sentado aquí y a la vez en otro sitio. En sentido contrario conduciendo, acelerando hasta deformar el tiempo. Retroceder a la casilla de salida; recuperar al fin las riendas de mi vida. Ahora creo en otro tipo de mentiras. Delirio brutalista para quemar los días.

En mi cabeza nada me impide estar contigo. Con realidades aumentadas he sobrevivido; y mis amigos han salido de esos libros. Casi todo lo aprendí entre los discos que ponía sobre coros de rechazo. Tus palabras no me hieren ya apenas nada si las traduzco a mi lengua inventada. -Yo también te quiero tanto-.

Retroceder a la casilla de salida. Recuperar al fin las riendas de mi vida. Ahora creo en otro tipo de mentiras. Delirio brutalista para quemar los días.”

“Realidades aumentadas” tiene su reflejo visual en el espléndido vídeo realizado por Murciano Total y que acompañamos al final del post.

lunes, 2 de marzo de 2020

NADA SURF - "Never Not Together" (Ernie Records, 20)

Desde 1992 NADA SURF viene forjándose, sin hacer ruido, una de las trayectorias más regulares y satisfactorias del panorama musical actual. En su noveno álbum de estudio Never Not Together (Ernie Records, 20) el cuartero de Nueva York permanece seguro dentro de su zona de confort. Siguen a lo suyo, haciendo lo que nos tienen acostumbrados, canciones con suficientes argumentos como para dejarnos con una media sonrisa tras su escucha.

Nueve canciones con sus cuarenta y dos minutos de placentera audición, con algún que otro himno colándose por ahí. Como lo son sus tres avances; el radiante y enamoradizo pop del arranque de álbum "So Much Love"; la rompedora y reivindicativa “Something I Should Do”, un enérgico canto a la unión, generosidad y preocupación por el prójimo dentro de la raza humana; y la tan tremenda como reflexiva balada "Looking For You" (videoclip insertado a final de post), casi seis minutos donde se intercala la dulzura de unos coros infantiles con arpegios guitarreros, para ir sumándose a la fiesta electricidad y arreglos orquestales varios hasta alcanzar la apoteosis con su épico final.

Never Not Together contiene más momentos donde NADA SURF pueden tocarte la fibra. Como con el medio tiempo "Come Get Me" y un desarrollo donde la estrofa y el puente se repiten hasta la saciedad, hasta que llega el estribillo in extremis desencadenando una culminación gloriosa. La ensoñadora balada "Just Wait", con unos sutiles coros a modo de guinda a una escucha que te resultará placentera a la vez que reparadora. La enorme "Crowded Star", delicada como ella sola, y un estribillo que eriza el vello, con sorprendente cierre incluido, lo tiene todo.



La experimentación también tiene su hueco en  Never Not Together  con la progresiva "Mathilda" y sus más de seis minutos de recovecos y cambios de ritmo. Una estructura con intro, vigoroso desarrollo, que por si mismo podría volar como canción independiente, y un lánguido desenlace. Todo con cierto regusto a los The Beatles más psicodélicos, pura maravilla.