Siguenos en Facebook  Síguenos en Twitter  Siguenos en YouTube  Siguenos en Blogger  Siguenos en por RSS

lunes, 19 de febrero de 2024

JOAN VILLALONGA - "Mil anys en un segon" (Bureo Músiques, 2023)

 

JOAN VILLALONGA, tras su paso por las bandas Four on Six y TanStuPids, debutó en solitario en 2017 con el EP Un día en Aberdeen (Flor y Nata Records, 17) para después seguir alimentando el proyecto con el álbum Una noche en Shinjuku (Ànima Records, 19), en ambos casos con sus experiencias viajeras como leitmotiv y un pop-folk como vestido hecho a medida para transmitir su obra.

El castellonense con su nuevo disco Mil anys en un segon (Bureo Músiques, 2023) recupera el piano como vehículo de transmisión para diez canciones compuestas durante los últimos veinticinco años y que, tanto estilísticamente como por su carácter más personal, no encajaban en ninguno de sus proyectos.

La nostálgica balada "Deixo la ciutat" nos da la bienvenida al trabajo con el piano como guía por unas calles que ya no serán las nuestras. La sección de cuerda orquestal se manifiesta como perfecta escudera y volverá a ejercer como tal en muchos momentos del disco. 


Un fuerte aroma a jazz entra pisando fuerte con "Si et torno a veure" teletransportándonos a un bar musical añejo de aquellos donde el humo del tabaco y el licor de alta graduación campaban a sus anchas mientras el piano, bajo, guitarra y batería ponían la nota de glamour en forma de virtuosismo rítmico. La guitarra eléctrica se luce y de qué manera hacia su ecuador, quizás todo tenga lugar en el mismo bar que se menciona en el corte.

Vuelve la balada a escena, habrá más, con la melancólica "Aquesta nit" y versos tan desarmantes como: <<Em posaré pedres als peus, em tallaré amb fulles amb rovell i deixaré que em faça mal el cor si algú em vol amar / Me pondré piedras en los pies, me cortaré con hojas oxidadas y dejaré que me duela el corazón si alguien quiere amarme>>.

¿Te hace un paseito por New Orleans? Durante los tres minutos de "Ja estic a dalt de tot" esos trotones banjo, clarinete y trombón parecen una carta de invitación velada a la cuna del dixieland. Además quizás podamos ir de gorra, teniendo en cuenta el dinero que parece que le sobre al protagonista del corte. 

La agridulce "Vull saber" nos expone el inexorable paso del tiempo a modo de balance de las experiencias vividas, con una lírica demoledora: <<Vull saber si avui treballes cada dia de vuit a tres, si la teua vida és un dilluns que no s'acaba mai, si el teu cor batega sempre com la pluja al mateix temps, si ja no tens calor i ja no tens ni fred / Quiero saber si hoy trabajas cada día de ocho a tres, si tu vida es un lunes que nunca se acaba, si tu corazón late siempre como la lluvia al mismo tiempo, si ya no tienes calor y ya no tienes ni frío>>.

El blues crápula de "Mil anys en un segon (blues nº 6)" añora aventuras nocturnas sobrevividas a base de juventud y ibuprofeno. Se nos va a pasar la resaca de golpe con el swing vitalista de "Tornarem a casa", además su delicada intro nos sirve de balsámico puente hacia la recuperación.

Entramos en terrenos bien motivadores con la reconfortante "Recordes" y ese binomio recurrente piano/sección de cuerda con el timbre particular de voz de Joan como ensamblaje perfecto, resultando combinación ganadora para otro corte delicioso. Seguimos convencidos de que saldremos de esta con la luz al final del túnel que brilla en "Quan tot és fosc". Este guiño a la música ligera es otra muestra evidente del generoso abanico estilístico, dentro de su vocación intimista, que abarca Mil anys en un segon.

lunes, 12 de febrero de 2024

ÚLTIM CAVALL - "Un altre primer cop" (Discos de Kirlian, 2024)


ÚLTIM CAVALL no se querían repetir y cuatro años más cuatro meses después del lanzamiento de su segundo álbum de estudio, Alaska (Discos de Kirlian, 2019), vuelven con una buena tuneada de sonido bajo el brazo. La banda ha mudado la piel, alejándose del halo jangle-pop y shoegaze de los inicios para ahondar en su vertiente más dream-pop, despojándose casi del "dream", inyectándole un plus de groove a todas sus composiciones, haciéndolas apetecibles a un baile reposado. El resultado es Un altre primer cop (Discos de Kirlian, 2024), 10 canciones en media hora de que te pasará en un suspiro, inmerso comodamente en luminosas notas vistiendo letras mayormente agridulces. 

El concepto del trabajo apuesta por la oportunidad de hacer las cosas de otra manera o para volver a equivocarte, sin resignarte, volver a ilusionarte, volver a vivir "un altre primer cop / otra primera vez".


El disco arranca con el tema que le pone nombre, "Un altre primer cop", el corte más breve del conjunto con sus dos minutos y medio de pura melancolia servida con pop de terciopelo. Le sigue "Abans de marxar" y esos sintes de neón jugueteando con azucaradas guitarras en medio de un recreo reconstituyente, de aquellos que disfrutabas en plena niñez. Luego llega esa paradiña hacia el minuto y medio de metraje para acabar de rematarnos del gusto.
   
El single presentación "Verí" (videoclip insertado a pie de página) sería algo así como el primer "hit" de Un altre primer cop, su canción más inmediata con esos lánguidos rasgueos guitarreros abriendo un melón todo él bien sabroso. La misma guitarra que evolucionará hacia destellos de elegante soul. Nada mejor para contrarestar los efectos de ese mismo "veneno" que un contorneo de caderas al ritmo de este maravilloso medio tiempo.

Los flashes de los ochenteros sintes de "Ariadna" intentar aliviar la inquietud que puede originar el poder sentirnos desconcertados en ciertos momentos de la vida, sin rumbo aparente. Recuperamos la orientación con la resplandeciente, que no animosa, "El teu vinil". Hay que tener en cuenta que se cimienta sobre los restos de un desamor pero eso sí, lo que nos transmite reconforta y mucho.

En "Estel" la ley de la gravedad fracasa estrepitosamente por lo que no queda otra que flotar por entre esa pareja tan bien avenida que siguen formando centelleantes sintes con deliciosos punteos de guitarra. La sinuosa "El buit" armada de amagos, pausas y cambios de ritmo, nos demuestra una vez más que ÚLTIM CAVALL estiran o comprimen los ambientes de sus composiciones con una habilidad insultante y resultado óptimo garantizado. 

La nostálgica "Mons" nos teletransporta a la más tierna infancia dónde la imaginación se erige tan decisiva para preservar esa inocencia tan placentera. La aparición de la trompeta pone la guinda a otro gustoso corte.