Siguenos en Facebook  Síguenos en Twitter  Siguenos en YouTube  Siguenos en Blogger  Siguenos en por RSS

martes, 19 de noviembre de 2019

ÚLTIM CAVALL - "Alaska" (Discos de Kirlian, 19)

ÚLTIM CAVALL son en la actualidad Rafa Monzó (guitarras y voz), Francesc Pascual (batería), Jacob Serra (guitarras) y Toni Jordán (bajo). Alaska (Discos de Kirlian, 19) es su segundo álbum después del estupendo Records de Kyoto (2017) y tercer trabajo contando su no menos brillante EP debut Últim Cavall (2015). 

Ya nos habían conquistado pero con Alaska van un paso más allá, erigiéndose definitivamente o al menos así debería ser, como referentes destacados dentro del panorama dream-pop shoegaze estatal.

Alaska empieza muy al modo post-punk melódico, rozando el new-wave. Con dos cortes que, por sonoridad, parecen primos hermanos. Desde el minuto 0 se nota que el peso de los sintes ha aumentado respecto a sus anteriores referencias, acrecentado el halo luminoso omnipresente en todo el álbum.

Tanto en "Els llacs" como en "Incendi" (clip insertado al final del post), se crea una hermandad guitarra/sinte tan indesoluble como efectiva, generando un inicio de trabajo incontestable. En el segundo corte además los teclados adquieren tal nivel ensoñador que pueden provocar adicción sin retorno, aviso a navegantes.

Con "Tornar a casa" regresa, nunca mejor dicho, la seña de identidad dream-pop de los barceloneses. Una preciosidad de medio tiempo, nostálgico, con un desarrollo que hará que durante su escucha no se pueda borrar medio sonrisa de complacencia de tu cara.

Foto de Cristina Casas.











"Tard", con unas guitarras magnéticas que son puro nervio y a la vez puro regocijo, conformando el corte más extenso del metraje y a la vez uno de los más adictivos. Para llegar al tema titular justo en su ecuador, buen momento para disfrutar de la esquisitez de sus notas. En "Alaska" topamos con un duelo fratricida entre la calidez de su sonido y el gélido entorno por el que transcurre.

martes, 12 de noviembre de 2019

PRESUMIDO - "Cuatro Estaciones" (autoeditado, 19)

Definitivamente 2019 es el "Año PRESUMIDO". El dúo gallego formado por Tarci Ávila y Nacho Dafonte ha ido lanzando EP's y singles a modo de porciones de una pizza sonora digna de ser degustada en una trattoria delicatessen. Ahora lo contienen en Cuatro Estaciones (2019), uno de los discos estatales más jugosos, me atrevo a afirmar como mínimo, de la presente década.

Como el álbum se ordena al igual que la aparición de sus "porciones", voy a darle un repaso siguiendo la misma cronología estacional.

La aventura la arrancó el EP Invierno con "El Rey Azotado", "La Ley del Hielo" y "Amapola Desnuda". PRESUMIDO con este tridente de cortes daban muestras de su evolución tras el estupendo Vendetta (2017). Mostrándose aún más intrépidos a través de sonidos más cosmopolitas e inyectando poso diferencial a su propuesta electro-pop

"El Rey Azotado" o un coctel explosivo de masoquismo, azotes y cicatrices condimentado con bases percutoras, ritmos marciales y versos adictivos. "La Ley del Hielo" en psicología es el conjunto de comportamientos que tienen por objetivo ignorar al otro. Pues bien, PRESUMIDO nos regalan cuatro hipnóticos minutos que, sentimos el spoiler, hacia el mínuto 2:30'' derivan hacia el trance más suculento. 

Completando el primer EP "Amapola Desnuda", lánguida en su estrofa pero tremendamente arrolladora en su estribillo, con un marcado poso agridulce marca de la casa.

Luego vendría Primavera incluyendo "Lágrimas de belladona", "A la guillotina el miedo" y "Más duro que tu cara". Tres canciones que siguen mostrando el progreso imparable de la banda, sobretodo a nivel de producción, más internacional y sofisticado. 

PRESUMIDO arrancan el EP al modo francotirador experto disparando certeros a tu retentiva con "Lágrimas de Belladona". Un inmediato electro-pop que se adhiere irremediablemente a tus tímpanos. No podrás dejar de corear su estribillo, su efecto no sabemos cuanto dura pero se presume, nunca mejor dicho, que va para largo.


"A la guillotina el miedo" se convirtió de inmediato en uno de mis temas favoritos de la banda. Elegante, abrumador, con unas notas de sintes intermitentes que recuerdan a la típica intro emitida por los altavoces de una estación mientras esperas que te informen del andén donde subirte. Quizás lo hagas a un tren que pueda llevarte a superar barreras que tenías hasta el momento infranqueables, si hacemos caso a su lapidario título. La lírica como guinda a tal maravilla: <<Y aunque el cuerpo ya esté frío, tu recuerdo al rojo vivo les quemó / Dos mil mariposas ahora brotan desde tu mentón hirviendo. Ahora el cauce de tu sangre llena huecos en su corazón vacío / Siente alivio mata el miedo, ¡A la guillotina el miedo!>>.