Siguenos en Facebook  Síguenos en Twitter  Siguenos en YouTube  Siguenos en Blogger  Siguenos en por RSS

lunes, 25 de mayo de 2020

VICTORIA FORD - "Grandes éxitos, mejores remixes" (Lunar Discos, 2020)

Antonio Tejada (bajo), Ire Díez (voz y batería) y Rafa López (guitarra y teclados) conforman VICTORIA FORD. La banda de Alcalá de Guadaira (Sevilla) firmaron el año pasado un espléndido debut en formato largo con Grandes éxitos, mejores descartes (Lunar Discos). Una fresca combinación de sonoridades post-punk y pop-rock; poniéndole caras sería algo así como intercalar ingredientes de Editors y Lori Meyers para culminar en un guiso bien gustoso.

El trío, consciente del potencial de su primer álbum, le dan una vuelta de tuerca con Grandes éxitos, mejores remixes (Lunar Discos, 2020). Esta vez dejan sus canciones en manos de una alineación de lujo de djs y productores como Guille MostazaEme DJ, David Van Bylen, David Kano, We Are Not Dj's, Andrés López (Niños Mutantes), Los Pilotos, MudaPiel, Tobogán y Nacho Canut.

La adictiva "Doble diversión" (GUILLE MOSTAZA) abre el álbum con una punzante base techno haciendo mutar el tema original de espléndido a irresistible. Consigue encumbrar aún más al estribillo cambiando el solo de guitarra por una deconstrucción de la misma sobre el minuto 2:20', tan loca como brutal.

"Los Hijos de Steven Spielberg" (WE ARE NOT DJS) con unas guitarras más limpias acentuando su desmelene y esa aureola evocadora en su último minuto acrecentando su épica, de manera sutil pero super efectiva.

"Bien es poco" (EME DJ & DAVID VAN BYLEN) en su inicio desnuda el irresistible riff guitarrero, evoluciona cambiando la batería por una gruesa base electrónica y remata al modo trance el estribillo. Se disipa en parte su descaro original y sin embargo se dilata, aún más si cabe, su atracción y grandilocuencia. Insertamos su videoclip al final del post.

La nostálgica "Verano punto exe" (DAVID KANO), ahora además de saltarla puedes bailarla, con ese nuevo pulso, evocación e intensidad y un extra de pegada. "Tim Herramientas Taylor" (NACHO CANUT) su desarrollo in crescendo aquí se vuelve pura locura con esa base trance ultra-bailable que la acompaña desde su arranque, antes aún de que haga su aparición la guitarra. La letra en su momento fue premonitoria: <<...menuda fiesta te espera en casa/ rey de la pista la que me dejas/ me duele el costumbrismo y las ganas de bailar...>>


Foto de María Roldán





"Llama a mi madre" (MUDAPIEL) en la versión original contiene como reclamos supremos esos abatidos rasgueos guitarreros junto a la línea de bajo y trepidante batería. Además de recovecos culminados por el brusco frenazo hacia el minuto 3:15", convirtiéndola prácticamente en dos canciones en una. Pues bien, el remix le da la vuelta como un calcetín y el pack dance que componen la base house añejo junto a embriagador sinte tiene gran parte de culpa. Aquí no hay recodos ni ángulos, solo baile a discreción.

La épica "Elige por mi" (ANDRÉS -NIÑOS MUTANTES-) se trasviste con un hipnótico loop inicial que da paso a la guitarra, tan protagonista en el corte del que se inspira y aquí relegada a testimonial, para derivar en una orgía electrónica psicotrópica de altos vuelos, nunca mejor dicho.

lunes, 18 de mayo de 2020

CONFETI DE ODIO - "Tragedia Española" (Snap! Clap! Club, 2020)

Si nos ponemos la bata de científico loco y fusionamos las esencias de Raphael y Jarvis Cocker el resultado estaría muy cerca de convertirse en Lucas de la Iglesia, oséase CONFETI DE ODIO. Estamos ante uno de los fenómenos más cautivadores, pasionales y heterogéneos, todo ligado, que ha emergido en el panorama musical patrio en los últimos tiempos. Sin desmelenarse es capaz de darle a la música ligera más melodrámatica; al jungle-pop más juguetón, al du duá y surf más añejos, y al garage más desaliñado.

Tremendo debut en formato largo éste Tragedia Española (Snap! Clap! Club, 2020) después de que el madrileño ya nos diera muestras de su potencial con el EP Llorar de Fiesta (2018) y un posterior ramillete de singles.

El baladón corta-venas "Todo Muere" inaugura el álbum de manera tan arrolladora como deprimente, el desamor ya tiene esas cosas. Se te secan las lágrimas de golpe con "Muchísimo" (clip a pie de post) y sus rotundas guitarras garageras. Con "Triste de Verdad", su título no lleva a engaño, volvemos a pisar terrenos pesarosos asfaltados con esencia du duá, que quieras o no pero amortigua el golpe. Seguimos con coros 50's en el intro de la resplandeciente "Dale una Oportunidad al Amor", aunque enseguida deriva hacia un enérgico pop-rock, completando una de las canciones más inmediatas y frescas del conjunto.

Alcanzamos el ecuador de Tragedia Española con "Ansiedad (has vuelto a mí)", cuya plácida sonoridad contrasta frontalmente con su depresiva letra, maravillosa languidez al poder. Seguida de la nostálgica "Minuto de Ruido", con ese abrumador cambio hacia la mitad de su metraje, como remando con todas sus fuerzas a contracorriente, rebelándose ante el poder tóxico del amor.

Foto de Clara Lozano

La adictiva jungle-pop "Todas las Guillotinas van al Cielo" te hará incluso bailar. Eso sí, al estilo CONFETI DE ODIO, bailar llorando, aunque se atisbe una tenue luz al final del túnel. La guinda la pone una conclusión con sorprendente guitarra metalera.

Por si no hubiéramos tenido suficiente ración de amargura y cuando parecía que levantábamos una pizca la cabeza, el doblete final de cortes nos remata definitivamente. La acústica "Última visita al Hospital", tan triste como sublime, la crónica de una pérdida, esta vez si, irrecuperable.