Siguenos en Facebook  Síguenos en Twitter  Siguenos en YouTube  Siguenos en Blogger  Siguenos en por RSS

lunes, 2 de septiembre de 2019

MENUT - "Terra d'argila" (Discmedi, 19)

Las Tierras del Ebro (Terres de l'Ebre) es el territorio sureño catalán formado por las comarcas del Bajo Ebro, el Montsiá, la Tierra Alta y la Ribera del Ebro. Todas ellas con un evidente denominador común tal como reza su nombre, compartir el tramo final del río Ebro. Ese cauce fluvial otorga a esta zona una gran riqueza paisajística y cultural. Fruto de esta idiosincrasia y su folclore nace MENUT, proyecto liderado por Carles Blanch, cantautor y guitarrista de Mora d'Ebre (Ribera d'Ebre).

Imagínate que el músico estadounidense Sufjan Stevens se ha perdido una temporada por esas tierras, empapándose de sus usos y costumbres; navegando por el Ebro, catando sus esquisiteces culinarias y sumergiéndose en su folclore. Luego, de regreso a Michigan, recopila esas vivencias en un álbum llamándolo Terra d'argila (Discmedi, 19).

El folk autóctono son los cimientos del álbum debut del músico catalán, pero Carles va mucho más allá, fusionándolo con influencias de música de autor americana e incluso incorporando pinceladas de vaporosa electrónica. 

Terra d'argila tiene un instrumento como gran protagonista, el "guitarró", del cual Carles es un auténtico erudito. De tamaño más pequeño que la guitarra y aspecto similar al ukelele, aunque con un mástil mayor y una cuerda más, cinco en total. 

Durante la escucha te toparás con las montañas y parajes bucólicos regados por el omnipresente Ebro; sus gentes y fiestas; los recuerdos de la infancia y juventud del artista; una latente melancolía junto a cierto aire contestatario asomando la cabeza en alguno de los tramos de su recorrido.



Maravilloso el arranque del trabajo resulta "Seguint Riberes"; junto con el corte que da título al álbum, "Al Canalet" y el cierre "Espurnes", cuatro canciones que si fueran publicadas por el anteriormente mencionado Sufjan, seguro tendrían su merecida repercusión global. Delicada belleza y emotividad a flor de piel.

martes, 27 de agosto de 2019

EL PETIT DE CAL ERIL - “Energia fosca” (Bankrobber, 19)

Energia fosca (Bankrobber, 19) es el séptimo trabajo de EL PETIT DE CAL ERIL, banda capitaneada por Joan Pons. Tercer lanzamiento en los últimos cuatro años, muestra  palpable de la hiperactividad del músico de Guissona (Lleida).

Tras publicar un álbum tan redondo como "(Bankrobber, 18), en contraposición a la figura geométrica de su título 😉, Joan sigue en el presente mostrándose insistente a la hora de componer discos espléndidos.

Tratando de responder las preguntas acerca del origen, la evolución y el destino del universo, los estudiosos determinaron que hay una energía presente en el espacio que produce tal presión que tiende a acelerar la expansión del universo, denominándola energía oscura. Como ya nos deja entrever el título del trabajo, EL PETIT DE CAL ERIL no solo sigue regalándonos ambientes oníricos, sino que profundiza aún más si cabe en la esencia atmosférica de su propuesta.

"Ets una idea" abre dulcemente el álbum, con una sonoridad limpia y exquisita (norma general en el trabajo), como queriendo aplacar la avalancha de interrogantes expuestos durante su desarrollo. Concluye con una posible resolución al ramillete de dilemas, tan sorprendente como evidente. Seguimos gravitando con "Pols" y sus sintes arrebatadores ya de inicio, con una sección rítmica cadenciosa inyectando un sorprendente groove al empaque.

"Sento" cierra el primer tridente de cortes de Energia fosca elevándonos del gusto hacia el firmamento, literalmente, emulando lo que acontece en su videoclip (insertado al final del post), perdón por el spoiler. Acompañando a su lírica reflexiva el estribillo instrumental a los sintes es una delicia absoluta. Un divino y sutil riff guitarrero va asomando la cabeza cuando le viene en gana hasta que llega el remate final con unos últimos 40" que son la guinda para otra perla del leridano.







"El sentit de les coses", con esos recovecos que tienen como guía un balsámico bajo que se erige como gran protagonista. De hecho este instrumento adquiere en la obra de EL PETIT DE CAL ERIL una marcada visibilidad, poco común por lo general en el mundillo.

La lánguida "Sents el sol", convirtiéndose en el corte más electrónico del trabajo, mostrando claramente el apego del artista hacia los sintes, acentuado en estos últimos años.

Unos reconfortantes acordes guitarreros junto a celestiales notas de teclados arrancan "Jo sóc una ombra". El intro instrumental se metarmofosea en estribillo, abrazando una ensoñadora estrofa en uno de los cortes más mágicos del trabajo.