Siguenos en Facebook  Síguenos en Twitter  Siguenos en YouTube  Siguenos en Blogger  Siguenos en por RSS

martes, 10 de julio de 2018

DORIAN - "Justicia Universal" (Intromúsica Records, 18)

Justicia Universal (Intromúsica Records, 18) es el quinto álbum de estudio de los barceloneses DORIAN. Además en su haber tendríamos que añadir un álbum acústico celebración de sus primeros 10 años y uno en directo grabado en el Arenal Sound.

Desde 2004 han ido creciendo con un electropop melódico e influencias new wave y synthpop, cogiendo de la mano su lírica reflexiva y mensajista.

Marc Dorian (vocalista, compositor, guitarras y programaciones), Belly Hernández (teclados y arreglos), Bart Sanz (bajo), Lisandro Montes (guitarra, teclados) y el batería Víctor López han parido un trabajo superdotado de pegada.

El cuarteto inicial de cortes es letal, noqueante de primeras. "Noches blancas"; con ese sorprendente toquecito caribeño que le inyectan sus tambores metálicos y un desarrollo que invita sutilmente al baile y desenfreno, un título como el suyo da poco margen a la imaginación. Frenamos de golpe en las aspiraciones de ir cerrando Afters con "Algunos amigos" (clip a final de post); deliciosa y melancólica como ella sola, repasando de manera agridulce el bagaje acumulado por la camaradería; el ensoñador remate de sintes del estribillo es de traca. "Duele", abriendo el trío de colaboraciones vocales con León Larregui de ZOÉ; melódica, elegante, remarcando la delgada línea que puede separar el hedonismo noctámbulo de posibles frustraciones y decepciones derivadas. Y la estupenda "Justicia universal"; adictiva, contestataria, transmitiendo buena onda a la vez que va repartiendo estopa a diestro y siniestro.

"Vicios y defectos" junto a JAVIERA MENA, ahondando en un tema recurrente tanto en este trabajo como en su discografía, la noche. En este caso su lado oscuro, valga la redundancia. Con un synthpop añejo recordándonos en la base del estribillo al "Smalltown boy" de los ochenteros BRONSKI BEAT.



Hacemos un punto y aparte con la llegada de "Llévame", el baladón del conjunto. Maravillosa, nostálgica hasta el extremo, te permite dar una vueltecita por el mundo en tres minutos y medio de escucha, sin colas para embarques ni pérdidas de equipajes.

miércoles, 27 de junio de 2018

SR. CHINARRO - "Asunción" (Mushroom Pillow, 18)

Diecisiete álbumes publicados durante más de veinticinco años de distinguida trayectoria. Hablar de SR. CHINARRO debe llevar consigo siempre un plus de respeto y admiración, estamos ante uno de los maestros orfebres del pop estatal.  

Antonio Luque se muestra incombustible con Asunción (Mushroom Pillow, 18), una vuelta a casa, o lo que viene a ser lo mismo, a su sello más duradero. Transpira aires renovados, gracias en parte a la talentosa juventud de los otros componentes actuales de la banda: Jaime Beltrán (guitarras), Mario Rodríguez (bajo) y Mario Fernández “Mafo” (batería), con quienes ya grabara su anterior referencia El Progreso (El Segell de Primavera, 16).

Asunción transmite calma y aparente conformismo ante lo que nos rodea, seguro que el paso de los años y las experiencias acumuladas ayudan. Aunque de cuando en cuando Antonio no puede dejar de tirar puyitas contestatarias marca de la casa, es la salsa de su inspirada lírica. 

Ecos 80's anglosajones post-punk reverberan durante todo el metraje fusionándose con el halo pop que siempre acompaña la obra del sevillano. Se percibe desde el minuto 0 en el maravilloso arranque "Supersticiones", con ese añejo rasgado de guitarra que abraza una letra con aires apocalípticos; y continua marcado a fuego en los sintes finales de su corte contiguo, el nostálgico "Las pruebas" (clip al final del post).

Después de un empiece tan inspirado si bajas la guardia la banda puede noquearte sin miramientos con el melódico estribillo de "Quiero hacerlo mejor" y el solo guitarrero que sigue a su tercera aparición; la misma guitarra que abre la dubitativa prosa de "Hasta la saciedad" y que explota en su ecuador; o con la marcial percusión de "Ángel azul", base sobre la que arma su agridulce estampa.



Con el pop delicado y preciosista de "De piedra" encaramos la segunda mitad de Asunción; "Las Trompetas del Apocalipsis" que, más que anunciarnos el fin, nos encandilan con su cadencioso desarrollo plagado de guitarras y sintes retros; la sentimental "No soy para ti", con un cautivador estribillo hinchado de resignación; y la surfera "Mi utopía", melancólica, deliciosa, una de las más sorprendentes del conjunto.