Siguenos en Facebook  Síguenos en Twitter  Siguenos en YouTube  Siguenos en Blogger  Siguenos en por RSS

lunes, 25 de enero de 2021

JÚLIA - "Casa" (Hidden Track Records 2021)

Siempre es un momento especial el de reseñar el primer álbum lanzado en el año en curso y en este 2021 le ha tocado al nuevo trabajo de JÚLIA. El nombre de la banda tiene connotaciones personales muy potentes para quien escribe por lo que además me hace especial ilusión que así haya coincidido. Casa (Hidden Track Records 2021) es el tercer álbum de Estela Tormo (voz, guitarra, bajo y sintetizadores) y Lídia Vila (voz y sintetizadores), media hora que transmite vitalismo y positivismo, lo cual se agradece y más en estos oscuros momentos que nos toca sobrellevar. La propuesta dream-pop sigue embriagadora y bien cimentada pero notamos que en muchos lances del trabajo la balanza entre el "dream" y el "pop" se decanta ligeramente hacia lo segundo. Incluso se atreven con una bossa-nova electrónica para su cierre "Ut". Mira por dónde en esta ocasión parece que arranque el repaso del álbum empezando la casa por el tejado, nunca mejor dicho.

Aunque el nombre del disco nos lleve a pensar en su vínculo con el momento forzadamente domiciliario que nos toca vivir, ellas aclaran que es un trabajo pre-pandemia, por lo que su connotación es puramente casual. En la nota de prensa lo explican como <<una reconexión, la de la vuelta después de un agitado viaje del que se han extraído lecciones que sólo pueden comprenderse lejos de casa>>. Después de visitar el espacio exterior en su anterior álbum, más concretamente un exoplaneta a cuatro años luz del Sistema Solar llamado Pròxima B (Malatesta Records / Hidden Track Records 2017), no me extraña que deseen reencontrarse con lo hogareño. Lo demostraron también con el proceso creativo del trabajo, cimentado durante una residencia artística de tres meses en Alcoi.

Foto de Jordi Arques

En los dos últimos álbumes JÚLIA han adoptado prácticamente un tercer miembro en el productor Javier Vicente, Carasueño (Tulsa, Alondra Bentley, Calavera). Acicate definitivo, junto a una mayor implicación si cabía de la banda en la producción, a la hora de justificar el nivel de riqueza instrumental y de detalles volcados en Casa. Lo curioso del caso es que en su álbum con regusto más mainstream quizás sea el más experimental en su gestación por la utilización de diversos objetos domésticos digitalizando los ruidos que podían emitir y mostrándolos en diversos lances del trabajo. Una suerte de fusión entre lo orgánico y lo sintético con espléndido resultado.

Un disco que empieza jugando al despiste, con un "Tradicional" de seis minutos de duración que durante su primera mitad hecha por tierra nuestro argumento de cuando decíamos lo de la inclinación hacia sonidos más inmediatos del grupo. Un piano y unas programaciones maravillosas junto a juguetones ecos vocales amenizan la velada hasta que llega la guitarra y empieza otro tema dentro del mismo. La dupla vocal junto a unos sintes 80's y bases electrónicas rematan la faena y con ella un inicio arrebatador de álbum.

"Voltors" podrás hasta bailarla y no será la única ocasión que te encontrarás en esa tesitura durante la escucha, otra de las evoluciones que encontrarás en Casa respecto a sus precedentes. No hagas caso a su inquietante título, "buitres" en castellano, su ritmo y evolución animosa te embrujará hasta tal punto que no podrás ser dueño de tu cuerpo, avisado/a quedas.

Foto de Jordi Arques

"L" fue su single avance (videoclip insertado cerrando la página), un delicioso synth-pop con cautivador desarrollo de estrofa, estribillo, puente con remate en forma de galimatías lírico como guinda y vuelta a empezar. Llega "Plom" y con ella un buen exponente de ese pop metafísico que tanto está calando últimamente en la escena mediterránea, jugando entre lo sugerente del sonido, lo encriptado de su letra y lo encantador de su resultado.

"Flash", dream-pop de altos vuelos, también por el poder levitante que irradia. Su placentero desarrollo hace que contemplemos el encare del tridente final de cortes desde la estancia más confortable de esta Casa.

Salimos al exterior de la mano de un redoble marcial que nos abre la puerta de "Càmping". Contiene las pinceladas más eléctricas del conjunto con unas guitarras que se rebelan reivindicando su poder de distorsión. Un corte con suficientes recovecos como para demostrar la facilidad que tienen JÚLIA en cambiar de paisajes sonoros cuando conviene, incluso dentro de un mismo tema.

"Play!", in crescendo, con esa base percutora junto a una guitarra muy protagonista que se gusta y va a hacer de las suyas durante todo su metraje. Hacia el ecuador del corte sintes y loops se unen al corillo mutando en una brillante fiesta electropop.

Cierran la puerta de esta acogedora Casa con "Ut", el tema más sorprendente del trabajo con ese sorprendente sabor brasileiro que ya comentaba al inicio del artículo. Cierra completamente el círculo al contener, junto a la inicial "Tradicional", el mayor número de sonidos de objetos domésticos tratados digitalmente para la ocasión.

Disfruta de tu estancia en la Casa de JÚLIA, que por lo enorme de su contenido seguro que es más bien un casoplón >


Hazte con un ejemplar de la espléndida edición en vinilo color rosa con funda estampada a mano a aquí.

Sigue a JÚLIA en la red >

   



No hay comentarios :

Publicar un comentario