Siguenos en Facebook  Síguenos en Twitter  Siguenos en YouTube  Siguenos en Blogger  Siguenos en por RSS

miércoles, 25 de febrero de 2015

ADRIAN LEVI - My Hidden Pockets (2015)

ADRIAN LEVI es el alias de Jordi Llopis, artista valenciano de larga trayectoria sobre sus espaldas (ex-cantante de la extinta formación CROW JANE). Nos presenta un proyecto que va un paso más allá de lo estrictamente musical de la mano de My Hidden Pockets (2015), primer disco de este particular antisistema emocional.

Un álbum dividido en dos partes tanto en su temática como en su ritmo: una vertiente más contestataria con grandes dosis de compromiso social y por otro lado una visión más emotiva e interna, todo bajo un manto de baladas frente a medios tiempos.

Martin Luther King abre el disco con sus míticas palabras pronunciadas el 28 de agosto de 1963 desde las escalinatas del Monumento a Lincoln durante la Marcha en Washington por el trabajo y la libertad. Con "Draw the line" se manifiesta ya de entrada una de las premisas del proyecto que envuelve este trabajo: el inconformismo ante las injusticias. En este caso se habla del racismo pero en otros como en "President" el protagonismo se lo lleva la guerra de Irak de la mano de un soberbio arpegio de guitarra; en la cruda y minimalista "Your shame" el genocidio nazi; y en "Sarajevo" la guerra de los Balcanes. Esta última se convierte en el cierre perfecto para My Hidden Pockets, épica, in crescendo, hasta llegar con unas tenues campanas a su pirotécnico ocaso. 


La cara más sentimental entra con fuerza en el disco gracias al melancólico hit con aire country "Dead Kisses", simplemente maravilloso. La conmovedora "Make me smile" y su ritmo de plácido paseo en busca de... quizás la felicidad; "So sorry", la más enérgica del álbum; y la dulzona "Winter Ashes" completan un mensaje más reflexivo de ADRIAN LEVI.

Puedes escucharlo y comprarlo aquí:


A la carga emotiva de las bellas melodías y su característica voz rasgada, se le suma una gran riqueza lírica provocando el feedback con el oyente, todo ello es ADRIAN LEVI de la mano de su primer álbum My Hidden Pockets

Ante una obra de este calibre pedimos a su creador Jordi si nos la podía comentar corte a corte, escarbando hasta lo imposible: 

1. DRAW THE LINE
Con el trasfondo de la figura de Martin Luther King como luchador incansable por los derechos civiles en EEUU, "Draw the line" es una canción de denuncia, empezando por mí mismo, ante la crítica hacia las desigualdades sociales, étnicas y raciales que a menudo realizamos desde la comodidad de nuestro sofá, y desde el parapeto que suponen nuestros propios prejuicios. Foucault decía que el primer elemento para combatir el racismo era reconocer al racista que todos llevamos dentro, ese monstruo prejuicioso creado por las sociedades y los medios de comunicación modernos, al que sólo se puede combatir trazando una línea delimitadora entre lo que estamos dispuestos, y no, a permitir.

2.DEAD KISSES
Basada e inspirada en el poema “Los Besos Muertos”, del escritor y poeta Jesús García Cívico (“Una casa holandesa: (ego) aforismos en Word y poemas con auto-reverse” - Ediciones Canibaal, 2014), "Dead Kisses" se adentra en la huella emocional que nuestro pasado sentimental va dejando a lo largo de los años en nuestro interior, y cómo esta huella, de un modo u otro, aparece una noche, de pronto, e inunda de inseguridad el espacio presente. Y nos llena de dudas, y nos hace huir, y nos hace regresar, y nos presenta vulnerables ante algo tan inerme como lo que ya ha pasado, o quizá no tan inerme.

3. MAKE ME SMILE
Esta canción es quizá, en este disco, el ejemplo más claro en el que los paisajes sonoros quizá hablan más que la propia letra. Básica y elemental, prima en este tema el sentimiento de soledad que a menudo acompaña nuestro transcurrir vital y la necesidad de encontrar una sonrisa que ilumine cada tramo del camino por el que vamos avanzando. Emoción que ya es habitual en otras composiciones, el claroscuro que supone el día a día en esta prisión liberadora que es la mente humana y su razón irracional.

4. SO SORRY
Otra canción en la que las emociones son el hilo conductor, en este caso el arrepentimiento y la culpa derivadas del duro proceso de aprendizaje que supone amar, y de los errores que en nombre del amor muchas veces cometemos hacia la persona amada. Qué difícil es ponderar el lado oscuro que supone desatar el amor en toda su grandeza y toda su desesperación. Probablemente para quien no ama en toda su magnitud, sea más fácil no equivocarse en toda su magnitud, también.

5. PRESIDENT
De nuevo volviendo a una temática social, "President" es la canción decana del disco, compuesta hace más de 10 años, en aquel entonces con un solitario piano como único instrumento acompañante de la voz. La guerra de Irak, y todas las consecuencias e implicaciones políticas que tuvo, con la vergonzosa participación de España en aquel tridente detestable Bush-Blair-Aznar, secundados con personajes tan siniestros como Condoleezza Rice o Donald Rumsfeld y la connivencia de Europa y los países del G8, son la causa de esta composición. Y a modo de letanía inversa (como apunta Jesús García Cívico), en el nombre de un dios con minúscula, aquel en cuyo nombre se cometieron y cometen tantas veces las mayores atrocidades humanitarias, se ruega que ese mismo dios haga desaparecer de esta tierra al Presidente que ordena cualquier guerra en el mundo, en nombre de cualquier causa. Y no sólo es dios la religión, también es dios hoy, el capital.

6. YOUR SHAME
Claramente el tema más desnudo de este disco, son los supervivientes de los campos de concentración durante el nazismo los tristes pero necesarios protagonistas de esta canción. Descrito por muchos filósofos posmodernos, el nazismo no sólo fue un fenómeno aniquilador desde una perspectiva militar, sino, sobre todo, desde un punto de vista administrativo. Los campos de concentración fueron concebidos como centros de rendimiento económico y social al servicio de la causa nazi, y funcionaban bajo un sistema humano-administrativo casi más espeluznante que las propias prácticas genocidas y exterminadoras que en ellos se llevaban a cabo. 

Durante los juicios de Nüremberg, no hubo arrepentimiento por parte de los genocidas, porque verdaderamente creían que lo que habían hecho era desempeñar una labor burocrática necesaria dentro de un sistema jerárquico y perfectamente diseñado, cumplían un papel en una cadena de mando, sin cuestionarse nada, sin dilemas morales, anestesiados frente a la muerte y la crueldad.  Cuando estos genocidas llegaban a sus casas por la noche, eran padres/madres de familia ejemplares, con esposas/maridos e hijos, y en estos entornos se comportaban como quien llega de la oficina después de un largo día de gestiones y papeleos. Al ser liberados los campos de concentración, los aliados llevaron en muchas casos a los familiares de los genocidas a que conociesen la realidad en la que “trabajaban” estos “ejemplares” familiares. Las esposas, maridos e  hijos de los genocidas se desmoronaban cuando veían el horror que sus maridos y esposas habían creado. Pidieron perdón, pero era demasiado tarde. Los supervivientes no querían su perdón ni su vergüenza, querían que no se acercasen a ellos, para intentar brillar por última vez, en honor y en nombre de los que fueron mutilados de luz y vida en aquel infierno.

7. WINTER ASHES
Con el invierno como telón de fondo, y con el doble juego semántico de la palabra “ashes” (fresno en una acepción, cenizas en otra), esta canción aborda de nuevo otro fantasma de las relaciones humanas. La asunción, la digestión, la asimilación del nuevo destino donde anidará el corazón que en su momento anidó en el nuestro, pero decidió volar. Se instaura el invierno entonces en nuestras habitaciones, y se visten de cenizas que evidencian madera quemada y lumbre extinguida, madera de unos fresnos que en su día resguardaron quizá un último encuentro, una última sonrisa, un último llanto compartido. Eso sí, cenizas necesarias para difuminar el rastro pasado, y dar paso a su vez, en el ciclo habitual, a los brotes de otros fresnos que vuelvan a dar cobijo en el siguiente invierno.

8. LOVE IS
Esta canción comienza con una voz desesperada extraída de la película “My Blue Valentine”, que narra la tortuosa relación entre Ryan Gosling y Michelle Williams, y que define a la perfección el árido camino, tan plagado de contradicciones, que supone que dos personas se amen. De nuevo jugando con el concepto de la necesidad de los contrarios para entender la realidad, de la importancia de los desencuentros para valorar el encuentro, "Love is" viene a decir que en el amor, no se tropieza para volver a levantarse, sino que uno se levanta para volver a tropezarse. Y cada vez que nos levantamos, afrontamos con valentía el camino a la estación donde espera el tren de medianoche, al que subiremos, y nos permitirá amarnos, quizá, hasta el final de nuestros días.

9. SARAJEVO
Cierra el disco otra canción parcialmente desnuda, al menos en su mitad inicial, y que de nuevo muestra otro episodio vergonzoso de la historia reciente: el asedio a la ciudad de Sarajevo y la guerra que asoló los Balcanes ante la mirada pasiva de Europa. De nuevo, la religión y el desprecio a las minorías étnicas como justificación (otro capítulo más en la historia de la humanidad). Decía José Saramago que “en ningún momento de la historia, en ningún lugar del planeta, las religiones han servido para que los seres humanos se acerquen los unos a los otros. Por el contrario, sólo han servido para separar, para quemar, para torturar.” Pero quizá la mayor tragedia de aquel conflicto, sin minusvalorar toda atrocidad cometida, fue aquellos niños de la guerra que vieron sustituida su infancia, sus sueños, sus juegos, sus escuelas, su aprendizaje, por armas de guerra, disparos y muerte.

Creo que es la tragedia más salvaje que le puede suceder a una sociedad: que un niño se levante cada día, y vea normal empuñar un arma, y enfrentarse a un enemigo que sólo la estupidez adulta es capaz de construir, en lugar de jugar, reír y vivir en paz. Y desgraciadamente, cada día en esta vida, en muchísimos lugares del mundo sigue habiendo Sarajevos, con otros nombres, con otros niños, pero con la misma estupidez adulta, con las mismas religiones, con los mismos poderes, con el mismo dinero. Personalmente, además, la colaboración de José Rodríguez (Ambros Chapel) grabando la batería final de la canción, supone un honor y motivo de satisfacción personal y musical por lo mucho que le debo en la consecución de este proyecto.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

El concierto presentación de My Hidden Pockets tendrá lugar el 7 de Marzo a las 20h. en la galería mr.pink de Valencia.

Sigue a ADRIAN LEVI:





No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada