Siguenos en Facebook  Síguenos en Twitter  Siguenos en YouTube  Siguenos en Blogger  Siguenos en por RSS

martes, 23 de junio de 2015

MUSE - "Drones" (Warner Music 2015)

Estudios recientes demuestran que el impacto de un dron sobre nuestras cabezas se convertirá en una de las primeras causas de mortalidad de aquí a los próximos 5 años. Ficción aparte, o quizás no tanto, esto es lo que le debió suceder a Matt Bellamy, líder de la banda, antes de empezar el proceso creativo de su séptimo álbum de estudio. Además de servirle el incidente como inspiración para el título del disco, podría ser una buena razón para justificar un disco tan "excesivo" como Drones (Warner Music 2015)

Drones tiene un concepto pacifista demasiado recurrente, no por ello desfasado tal y como nos demuestra la actualidad global, aunque la banda tiende a modernizarlo con la ayuda de las últimas tecnologías y aplicaciones militares.

Musicalmente MUSE parece que se instalan definitivamente en la pirotecnia con un álbum pensado directamente para llenar estadios. Además se postulan como genios del reciclaje sonoro fusionando sonidos cercanos a Queen con otros de bandas heavy metal como Iron Maiden o hard rock como AC/DC, de echo comparten productor con estos últimos (Robert “Mutt” Lange).


El tridente inicial es demoledor con los hits "Dead Inside", una de las perlas del disco con este ligero regusto al "Radio Ga Ga" de los Queen; "Psycho" y ese riff que nos recuerda inicialmente al del "Personal Jesus" de los Depeche Mode, derivando inmediatamente a blusero; y "Mercy" (clip a final de post), con esas solemnes notas al piano siguiendo la estela de su exitazo "Starlight".

El resto ya parecen claramente efectos secundarios del suceso relatado al principio de estas líneas, agravándose a medida que nos acercamos a su desenlace. En "Reapers" Bellamy se trasviste de Eddie Van Halen reventando literalmente su guitarra, alargando innecesariamente un tema que a priori prometía y mucho; "The Handler" sigue la línea hard rock rozando el metal de su antecesora, fusionando la voz con la guitarra en un ejercicio del todo sugestivo, aunque prolongando de nuevo demasiado los solos; "Defector", con esos cambios de ritmo sinfónicos, riffs heavys con transfondo melódico... uff, este corte si que es 100% maravilloso; la caprichosa "Revolt" y ese sorprendente estribillo popero, lástima que como vemos en otros momentos del disco, le sobre metraje disminuyendo su frescura. 

Lo del cierre del álbum acaba de dinamitar lo bueno, que no es poco, que contiene Drones. Directamente si el disco lo empezaras a escuchar por su final, creo firmemente que no pasarías del minuto 1 al encontrarte con una especie de canto gregoriano en el tema que da título al disco y que ,por mucho que le doy vueltas, no acabo de entender qué pinta en la discografía de la banda británica.

El penúltimo tema, o sea "The Globalist", tampoco arregla demasiado el panorama con un presunto homenaje a las bandas sonoras del Morricone más cowboy de 10 minutos de duración que luego va derivando a canción melódica, torbellino heavy metal y sesión de piano bar, todo ello sin nexo de unión evidente, en fin, una especie de jaula de grillos progresivo.   

El corte que nos queda para completar ese trío final en orden descendente es "Aftermath", mezcla entre el "One" de los U2 con el "Colours" de Donovan, te invito a hacer el ejercicio de verificación conmigo dándole a los enlaces pertinentes.


MUSE es sin duda una de las bandas referentes en la actualidad y se lo han ganado a pulso durante los 20 años que llevan en esto. Aunque a veces por su virtuosismo parezcan robots no lo son, por ello ni son infalibles ni pretenden serlo, he aquí seguro parte de su grandeza.

El 11 de julio actúan en el Bilbao BBK Live donde se podrá comprobar una vez más su músculo en directo.


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada