Siguenos en Facebook  Síguenos en Twitter  Siguenos en YouTube  Siguenos en Blogger  Siguenos en por RSS

martes, 27 de mayo de 2014

De ‘GRISES’ nada: crónica de una noche llena de color y baile (23/05/14 Sala Ochoymedio, Madrid)

GOLE YAIKA
Es cierto: cuando llega el fin de semana lo que más apetece es bailar, olvidar los problemas cotidianos y empezar a disfrutar. Y, además, si va aderezado de buena música en directo... ¡para qué más! Eso es lo que sucedió el pasado viernes día 23 de mayo en Madrid. El lugar indicado era la sala Ochoymedio, que recibía entre bailes y saltos a los vascos Grises y a su ‘Animal’, el último disco de la banda. 

Empezaba la noche con los jovencísimos Gole Yaika, que ante un auditorio con demasiado hueco libre sacaron su rock y guitarreo. Sonaron las canciones de su EP Namibia, y también nuevas como "Instinto Homicida". Los madrileños ponían el puño sobre la mesa: su intención es quedarse en el panorama musical y, para ello, nada mejor que el derroche de energía que pudimos ver. Quizá faltaba un poco de experiencia pero eso se soluciona con más bolos y más directos. Nada que no tenga remedio.

Alejo de GRISES
En las últimas canciones de Gole Yaika se aproximaba la hora de Grises y el público empezaba a aumentar en número... ¡Y llegó! Salían al escenario Eñaut, Alejo, Amancay, Raúl y Gaskon y daba comienzo la auténtica fiesta con ‘Aspiradora Espacial’. Le siguieron muchas otras: ‘Cactus’, ‘Señales’, ‘Impares’... 

Aunque el motivo de unión era presentar el último trabajo de la banda de Guipúzcoa, Animal (Sony Music 2014), se dejaron la piel en las tablas también con temas míticos que todo el mundo entonaba y que pertenecen a trabajos anteriores como 'El Hombre Bolígrafo' o 'No se alarme señora, soy soviético'. Una asistente obligada era "Wendy",  pasaba por allí para que nadie dejara de moverse. 

Amancay y Eñaut de GRISES
Como anécdota: el club de fans incondicionales de Amancay que, a base de gritar ‘¡Amancay, guapa!’ quisieron que a la vocalista le quedase claro que estaban allí. Y vaya si les quedó claro. Es más, el propio Alejo se dejó unos breves minutos los sintes solos para tirarse (literalmente) al público y abrazar a los fieles seguidores. Hay que confesar que los que no éramos tan entusiastas nos quedamos con ganas de saltar y abrazarnos con todos ellos.

Después del bis, dos más: "Animal" y "Parfait", con la que nos quedó claro que fue una noche ideal para “sentir que todo es perfecto”.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada