Siguenos en Facebook  Síguenos en Twitter  Siguenos en YouTube  Siguenos en Blogger  Siguenos en por RSS

viernes, 23 de mayo de 2014

IVÁN FERREIRO, DE VAL MIÑOR A GRANADA (sala Boogaclub 17/05/14)

Por segundo año consecutivo el “Ciclo Caleidoscopio” llegaba a su fin. Para quien no haya oído hablar de él, son conciertos en formato acústico, que se celebran uno al mes, desde octubre hasta mayo, en la Sala Boogaclub de Granada y que incluyen un cocktail previo de bienvenida para los primeros en comprar sus entradas, amenizado por una selección musical escogida por el artista que actúa esa noche. 

En estas dos ediciones han pasado grandes nombres de la escena musical española y este año el elegido para poner el broche de oro era Iván Ferreiro. Venía a presentarnos su último disco Val Miñor-Madrid. Historia y Cronología del Mundo (Warner), publicado en septiembre de 2013. Minutos después de las 23.30, el gallego salía al escenario, vestido con traje y acompañado únicamente de Amaro Ferreiro y Martiño Toro. Dos guitarras, su teclado y su voz, Ferreiro no necesita más. 

Comenzaba su actuación con “Me toca tirar”, continuando con “Jet lag triste”, temas de sus anteriores discos y acompañado por el público desde las primeras estrofas. Ferreiro confesó, entre bromas, que no le gustaba que cantáramos porque desafinábamos, algo que sólo sirvió para provocar nuestras risas y alentarnos a seguir “desafinando”. La gente venía con ganas de cantar, de disfrutar , y estaba entregada desde el primer momento. 

Con “Alien vs Predator” comenzaba a presentar su último trabajo, continuando con la luminosa “Pájaro azul”, todo un alegato a la vida y a la música.

No quiero hacer de esta crónica una mera enumeración de las canciones que interpretó Ferreiro. Este concierto fue mucho más que eso. A Iván se le veía cómodo en el escenario, en un formato que domina a la perfección: las distancias cortas y los ambientes íntimos, donde su peculiar voz se crece con una fuerza que lo envuelve todo. Tiene una forma única de transmitir, vistiendo el escenario con sus gestos y poses tan personales, y rasgando la voz en aquellas estrofas donde las palabras arañan el alma. A eso añadimos un set list muy bien escogido, donde intercalaba magistralmente canciones de antes y de ahora. Fueron sonando, sin apenas pausa entre ellas "Fin de la eternidad", "N.Y.C.", "Santa Adrenalina", "El viaje de Chihiro", "Solaris"  y "El Bosón de Higgs", acompañadas con las palmas y coros de un público que tenía ganado desde el principio.

Llegó el momento de los bises, donde Iván se quedó solo en el escenario, sentado frente a su teclado,  y decidió desmarcarse del guión. Generosamente atendió la petición de uno de los asistentes, que desde el principio y pancarta en mano, le pedía "Espectáculo". Y realmente fue un espectáculo emocionante, un privilegio poder escuchar una de sus más hermosas canciones y que ya no forma parte de su repertorio habitual. Quiso regalarnos una versión, dándonos a elegir mediante votación popular, entre "La mujer América" de Zahara, "Tierra" de Xoel López o "Vidas Cruzadas" de Quique González, ganando la segunda. Pero para sorpresa de todos, enlazó con "Vidas cruzadas", y a buen seguro, si el tiempo (que siempre apremia) lo hubiera permitido, hubiera versionado también a Zahara. El público enfervorecido se entregó aún más cuando le tocó el turno a "Promesas que no valen nada", y ese homenaje final a "Insurrección" de El Último de la Fila.

De esta forma, cuando nos tenía completamente emocionados, y acompañado nuevamente por Amaro  y Martiño, retomó la presentación de su nuevo trabajo, sonando por este orden "Una inquietud persigue mi alma", "Bambi Ramone", "Pandelirios" y el primer single de su último disco, "El dormilón",  una canción de amor, brillante, vital y optimista.


Finalizar con “El equilibrio es imposible” y “Turnedo” es apuesta ganadora, y Ferreiro lo sabe. Es lanzarnos a una espiral de sentimientos, a una tormenta donde se mezclan melancolía, rabia y  tristeza por los amores imposibles y deshechos, con la inmensa felicidad colectiva que sentíamos tras vivir un concierto que desde el primer momento fue especial. Todo amante de la música debiera ver, al menos una vez en su vida, un concierto de este gran músico y maestro que es Ferreiro

Podéis ver la entrevista que le hicimos en Música Crónica con motivo del lanzamiento de Val Miñor-Madrid. Historia y Cronología del Mundo clicando aquí

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada