Siguenos en Facebook  Síguenos en Twitter  Siguenos en YouTube  Siguenos en Blogger  Siguenos en por RSS

miércoles, 31 de julio de 2013

THE SMASHING PUMPKINS, 20º aniversario de "Siamese Dream" (1993)

Estamos de celebración ya que hace 20 años de la publicación de un disco esencial, el Siamese Dream de los de Chicago The Smashing Pumpkins. A principios de los 90 en el mundo se respiraban aires de cambios. La caída del muro de Berlín, la primera guerra del golfo y el conflicto de la antigua Yugoslavia; innovaciones tecnológicas como la implantación de Internet... vaya, un suma y sigue de constantes acontecimientos a cual más trascendente.

Con este marco de fondo florecieron nuevas inquietudes sociales lo que contribuyó, entre otras cosas, a la gestación de inventos del TBO como lo de la generación X. En Spain, como "is different", nos quedamos durante un tiempo ensimismados con la generación C, si, la de Curro y Cobi.

Todo este maremágnum, como no podía ser de otra forma, influyó también en la música. Lo más cool del momento era el estilo grunge, una mezcla entre estética desaliñada muy cercana a la del típico leñador con la camisa de franela a cuadros como referente; rebeldía depresiva y batido musical de hard rock, heavy metal y hardcore. Un revoltijo un tanto desconcertante con aires de puro marketing.

En estas que nos encontrábamos aún con la resaca del Nevermind de Nirvana cuando nos pasa por encima un regimiento de decibelios; mezcla de potencia desbocada, delicadeza acústica y virtuosismo instrumental de nombre Siamese Dream. El segundo disco de los Smashing Pumpkins fue de todo menos convencional, provocando la reinvención de conceptos del rock que hasta la fecha parecían estancados y dando una nueva vuelta de tuerca a lo que se empieza a conocer como sonido alternativo.


Billy Corgan cuando canta siempre me ha parecido como si llevase un pedal de Fuzz insertado en el culo. No lo digo como algo negativo, todo lo contrario, es una de sus señas de identidad a sumar a su talento compositivo. En este álbum no podía ser menos y se muestra especialmente eléctrico en sus notas vocales. 

Las guitarras, tanto la de Billy como la de James Iha suenan desgarradoras; D’Arcy con el bajo, tocándolo como si del pulso cardiaco del disco se tratase, nos va guiando por los entresijos del álbum; y a la batería Jimmy Chamberlin, emulando a un martillo percutor de los que nos podemos encontrar a pie de obra.

Esta obra de arte underground es conceptualmente de naturaleza tristona, pero a la vez rebosa energía y vitalidad. Ya desde el redoble inicial en "Cherub Rock", canción con la que se abre el disco, vemos que algo grande, gigantesco, se nos viene encima. 



Esas guitarras distorsionadas cabalgando hasta desbocarse nos hacen coger carrerilla hasta plantarnos en "Quiet", siguiendo con la misma actitud hiperactiva. Completamos este tridente inicial del disco con "Today", himno generacional y oasis de buen rollito rompiendo por un instante la tónica sombría del álbum.


Vamos a tomarnos un respiro... ni hablar, viene "Hummer", apoteósico, cuyo final nos sume en el mar de la tranquilidad más absoluta. Entramos dentro de una habitación con vistas al cementerio, sin embargo nos sentimos a gusto con "Rocket" y "Disarm" como hilo musical. Las cito conjuntamente ya que la primera se nos convierte en un preludio tormentoso antes de que llegue la calma más lúgubre con la segunda, que resultaría a la postre una de las canciones más conmovedoramente bellas jamás oídas.




Llega "Soma" y ahora sí que hacemos un alto en el camino en forma de dulce caricia con evolución sorprendente. Nos encontramos hacia media canción con un cambio de ritmo muy al estilo "metal" conteniendo un solo de guitarra espectacular, para terminar con un desenlace de lo más etéreo, casi fantasmagórico. Recuperamos la máxima energía con "Geek U.S.A." para de inmediato encadenar un medio tiempo imprescindible como es "Mayonaise", y el baladón "Spaceboy".

"Silverfuck" con sus ocho minutos de duración hace explotar nuestros tímpanos, casi nos sangran pero lejos de lamentarnos nos extasiamos con esas guitarras desgarradoras y el bajo de D’Arcy que nos guía hacia un camino sin salida, el de nuestra sumisión a la banda de Chicago. La breve y intimista "Sweet sweet" nos relaja después de todo lo vivido y, como si del cigarrito de después se tratase, nos viene "Luna", el suspiro placentero final. 

Estamos ante uno de los discos más influyentes de la escena alternativa, fundamental para entender la evolución de la música rock desde finales del siglo XX hasta nuestros días.

No hay comentarios :

Publicar un comentario