Siguenos en Facebook  Síguenos en Twitter  Siguenos en YouTube  Siguenos en Blogger  Siguenos en por RSS

miércoles, 6 de marzo de 2013

BRUNA - Thence (2013)

Estamos delante de un concepto especial de disco. La propia discográfica spa.RK nos dice que es un disco de los 90, pero vamos a concretar, esta hecho en este 2013 y de hecho seguro que estará entre lo mejorcito de este año. ¿Entonces, por qué es un disco de los 90? Estilísticamente tiene muchos tics de esa década e incluso de la anterior, y además la promo se está gestando como si de esa época se tratase, sin streamings posibles, Spotifys, Bandcamps, Soundclouds o derivados.

Para más inri el título del album, Thence, es un triple juego de palabras (Then-Dance-Dens), haciendo un guiño a los primeros encontronazos de Carles Guajardo (bRUNA) con la electrónica.  


Súbete en la bagoneta de la electrónica más retro, pero a la vez más actual e innovadora teniendo en cuenta de que la música como si de la materia se tratase, ni se crea ni se destruye, sólo se transforma. 


Es un disco muy pro-dance pero contenido, evitando los espasmódicos movimientos y bandazos musculares del todo incontrolaldos. Su escasa duración (38 minutos) provoca que algo intrínseco en el pensamiento más inexperto en la música electrónica como es la sensación de ritmos repetitivos y quizás algo cansinos en su escucha, desaparezca de un plumazo, es más, la mayoría de sus temas te dejan con la miel en los labios, con ganas de más.


Second Attemp abre el álbum al estilo chill-out, con unas voces etéreas, suavecito, como queriendo no mostrar todas las cartas de golpe y así ir entrando poco a poco en las entrañas de esta obra magna. You've Been Light To Me, con ese loop hipnótico, interminable, que con mayor o menor intensidad nos acompaña de principio a fin. El house más bailable nos sobreviene con Smell Memory (videoclip a pie de post, rodado en el maravilloso Delta de l'Ebre) y esa voz sensual femenina que se desboca hacia el ocaso del tema, deliciosa.

Tired Of Tricks con esos violines, house pausado pero siempre con aquel puntito que te hace inevitable al menos unos leves balanceos cervicales, su final abrupto e inesperado te deja traspuesto en mitad del goce. Pero tranquilos, que volvemos a coger el ritmo rápidamente con la retro Ever After, como recordándonos a los primeros Orbital con ese acorde de sintes que se repite constantemente ejerciendo de estribillo y ese coro infantil al final. 

Con Closer (Right Now) seguimos nostálgicos pero esta vez de los 80 y esos sintes con sabor Italo-disco, como si de repente Francesco Napoli se fuera a marcar un "Balla, balla". Ya estamos instalados cómodamente en la pista de baile y seguimos disfrutando con los ritmos de Tiny Tiny Life y To Be A Cool Cat para desembocar en el festival acid house de Basic Drum Rhythms

Magic Tweens, fantástica con esos efectos y ese desmelene de guitarra tan a lo Daft Punk. Won't Say It, pues no lo digas tu que ya lo digo yo: ¡que maravilla! Y cerramos con 1996, ese inconexo, brevísimo y sorprendente final para un trabajo inconmensurable. 

Electrónica en mayúsculas, partimos del homenaje para llegar a la excelencia. Por cierto, el Sónar de este año tendrá como uno de sus múltiples alicientes la presencia de bRUNA. 



No hay comentarios :

Publicar un comentario